miércoles, 18 de abril de 2012

Derecho a soñar, pero con cuidadito


¡Buenos días! Son las 10 y pico en mi reloj y después de esta cura de sueño y el desayuno me encuentro mucho mejor, dónde va a parar. Hoy tengo muchísimas cosas que contaros y no sé ni por dónde empezar. He pasado de la quietud total en mi vida, cosa que me estaba afectando a niveles alarmantes, a tener bastante movimiento a mi alrededor. Y demás, movimiento del bueno, del esperanzador, del que te pone a flipar antes de tiempo y te obliga a la vez a sugerirte que frenes un poco.
En lo referente a lo esencial, nuestro proyecto "hostel", por llamarlo de alguna manera, todo marcha con cierto ritmo, sin pausa, siguiendo los pasos que nos estamos marcando. Puede que haya que meterle un acelerón porque, si pienso en ello, julio tampoco está tan lejos, son sólo dos meses y doce días. Tenemos un reto que cumplir y para mí es motivo suficiente para partirme estos cuernecitos en llegar a la meta pero debo confesar que ahora hay una razón más. No quiero adelantar nada, a ver si luego me voy a quedar con la cara partida, PERO el piso tiene que quedar listo para julio sí o sí. Puede que yo no esté para regentarlo, por lo que alguien que necesite un trabajo y que sea digno de llevarlo para delante, es decir, que esté dispuesto a trabajar en él como si fuera suyo, tendría que quedarse en mi lugar.
Dejemos de vaticinar que yo para estos asuntos soy un poco supersticiosa, creo que voy a gafar las cosas que aun no han pasado y que quiero que pasen si las miento demasiado. y con gafar me refiero a que al final no pasen.

¿Qué os ha parecido el cambio entonces? Genia, ¿verdad? Yo me quedé con la boca abierta cuando entré al piso; qué digo, antes de entrar los destellos de ese suelo de palacio moruno me daban en la cara. Menudo cambio ha dado. El artista en cuestión parecía muy orgulloso al ver mi expresión de sorpresa y admiración ante su trabajo. Sí señor, un dineral muy bien invertido. Bien por ti mamá, que tuviste la idea y pusiste el capital, vas a flipar cuando lo veas.

Una duda os quiería comentar: ¿qué os parece como nombre de nuestro hospicio "El sueño del indio"? Sueño por que será un lugar para dormir, descansar, soñar...etc. Indio por la peña de los enamorados, que siempre nos decían de pequeños que era un indio tumbado, durmiente. Supongo que le bautizaron indio por su nariz aguileña, aunque por esa regla de tres, en Andalucía somos muchos indios. Que me lío y os lío a vosotros. ¿Cómo os suena? Me gustaría algo que anduviera por esos términos, aunque el nombre cambie un poco si se os ocurre otro más sugerente.

Sólo una cosa más y os dejo seguir con vuestras vidas: este finde toca FESTIVAL DE CINE DE MÁLAGA. ¡No te digo na y te lo digo to! Aun recuerdo aquellos años en los que me colaba en los pases y las ruedas de prensa, me fotografiaba con mi adorados Julio Médem y Álex de la Iglesia, veía a Juan Diego en la gala como unas maracas y trasnochaba rodeada de actores en el Liceo (esto tampoco era para tanto). Esta vez seré una espectadora nada más Y NADA MENOS.
¡Y venga cine!


video

3 comentarios:

  1. OOOOOOOOOOOOOOOOoh cómo brillaaaaa!! O_O :)
    (Rosario)

    ResponderEliminar
  2. Me parece fantástico como ha quedado (además lo he visto en directo, que aún luce más). Y la idea de pintar todas las puertas en blanco, me encanta. Una preciosidad es lo que me parece "el sueño de Angela".
    Ah y otra idea, que puedes consultar a tu asesora sobre decoración, es lo de colgar en salón y pasillo, tus preciosas fotos, en exposición. Para decorar y para vender a futuros inquilinos que valoren el arte de tus fotos... en fin, que no nos falten ideas, que en estos tiempos nos harán sobrevivir. Y a soñar, que es lo único gratis que nos queda!

    ResponderEliminar
  3. :D Es verdad má, que ya ni el agua! Claro que sí, haré de las paredes de la casa una exposición, aunque sea para volver a cogerle el gustillo a la fotografía.
    Mil besos mamita

    ResponderEliminar